Recomendaciones para crear un power point

Publicado en por luis lora

Diez recomendaciones para crear tus presentaciones

PowerPoint está pensado como herramienta de diálogo entre un presentador o varios presentadores y su audiencia. La comunicación es clave cuando preparamos las diapositivas que presentaremos a los alumnos. Podemos diseñar poniendo unas cuantas frases en la diapositiva en blanco o hacer que los contenidos que pongamos tengan un diseño atractivo para los alumnos. Aquí van algunas sugerencias. Cuéntanos las tuyas.

Podemos utilizar las presentaciones Power Point como reforzadores de nuestros contenidos, aprovechando sus posibilidades visuales y auditivas.

1. A primera vista. Aunque no es obligatorio, normalmente se suele comenzar las presentaciones mostrando la tabla de contenidos que se abordarán. Esto prepara a la audiencia a seguir el orden que tú has escogido para presentar los temas. Y tiene otra ventaja. Sirve para tu propia organización de ideas cuando estás elaborando la presentación. Para algunos investigadores en la creación de un PowerPoint, se trata de convertir una idea original en una red o mapa conceptual.

2. Un hilo para el laberinto. Los diseños incorporan un área para el título y otros llamados del tema. Es recomendable que estos elementos (u otros que uses como características, como gráficas y dibujos) permanezcan en pantalla mientras se desarrollen los temas a los que aluden. La presencia de estos elementos da claves a los estudiantes sobre lo que se está hablando y sirve de salvavidas para captar la atención de los más distraídos.

3. Una idea a la vez. La arquitectura 'por diapositivas' del PowerPoint permite desarrollar una idea en cada una de ellas. Su bajo costo de producción y facilidad de manipulación permite ciertos 'lujos' comunicacionales, como poner una sola palabra en una diapositiva, o desarrollar un tema en una larga secuencia de imágenes. Una pantalla excesiva, con mucha información, es ambigua para la audiencia, porque no sabe en qué fijar la atención. Las ideas secundarias no se distinguen de las principales, etc.

4. Menos es más. Cuando estás en plena construcción del PowerPoint te vendrá muy bien esta premisa del diseño, ya que previene sobre una de las grandes tentaciones al trabajar audiovisuales: el ruido informativo, provocado por excesos. Las pantallas abigarradas de elementos gráficos, efectos excesivos, distintos tipos de fuentes, explosión de colores no son aconsejables. ¿El antídoto? Escoger un estilo y mantenerlo.

5. Habla con imágenes. Aprovecha las relaciones entre texto, imagen y sonido, para potenciar tu comunicación. La relación puede ser redundante (a tal concepto, su imagen) o complementaria (texto, imagen y sonido aportan distinta información sobre el tema). Por ejemplo ante una complicada definición de un concepto, los estudiantes agradecerán que lo ilustres con una imagen o animación (relación redundante). Si quieres motivar a los estudiantes a entrar en un momento histórico determinado, puedes usar música o pinturas de la época (complementaria).

6. Educar desde la emoción. Hay que tener muy en cuenta a quién mostraremos la exposición, teniendo en mente a los estudiantes al elaborar estos materiales. Un guiño a sus gustos o frases capta su atención y les conecta con la clase. Como decía el biólogo Humberto Maturana: 'Es desde la emoción que se logra el conocimiento'.

7. Dialoga. Esto no es televisión. Utiliza el PowerPoint como herramienta de diálogo. Esta tecnología permite la comunicación en dos direcciones de ti a los estudiantes y de los estudiantes a ti. Hay personas que repiten exactamente lo que dicen las diapositivas, te sugerimos que en tu presentación verbal aportes más elementos que los que aparecen en pantalla e incluyas interrogantes o problemas que interpelen directamente a la clase. Si hay nuevas propuestas de parte del curso, puedes reescribir tu presentación delante de los propios estudiantes.

8. Un poco de suspenso. Como toda historia, nuestra presentación debe tener una tensión argumental. Por ejemplo, hacer una pregunta en una diapositiva y resolverla en la siguiente.

9. Convive con la tecnología. Si el material está completo puedes dejarlo a los estudiantes. Los estudiantes podrán reescribir sobre él, sus propios apuntes. De esta manera tu clase continúa más allá del tiempo presencial en el aula.

10. PowerPoint para todos. Imagina alguna tarea que los estudiantes puedan realizar con esta herramienta. Puedes trabajar en conjunto con los docentes de computación. Cuando los estudiantes tengan que crear sus presentaciones les servirá de apoyo toda la experiencia comunicativa que tú hayas adquirido en la construcción de diapositivas.

Comentar este post